¿Qué hace a un equipo exitoso? – Proyecto Aristoteles (I)

octubre 6, 2017

Hace ya más de 6 años (¡!) publicamos un post sobre el proyecto Oxygen de Google, que trataba de averiguar las características que debería tener un buen gestor. Ese proyecto, pese al poco eco que tuvo (en mi opinión) en los ámbitos del ‘management’, sí que fue valorado internamente por Google, que vio claro el siguiente paso y se decidió a investigar las características deseables para que un equipo fuera eficiente y efectivo. De ahí nació el Proyecto Aristóteles (por aquello de que “El todo es mayor que la suma de las partes”).

Este proyecto, iniciado en 2012, ha utilizado más de 2 años para analizar las claves que definen un equipo exitoso.

El proyecto recopiló inicialmente multitud de datos de la composición de los equipos: Modelos de organización, perfil de los componentes, etc., para tratar de encontrar los patrones que definían a los calificados como más efectivos. La maquinaria algorítmica de búsqueda de patrones de Google se puso al servicio de este objetivo… con un sorprendente resultado negativo: No se encontró un patrón diferenciador del equipo exitoso. Los resultados mostraban que la composición de los equipos no era relevante para explicar el rendimiento.

De ahí, los investigadores de Google pasaron a centrarse en las denominadas “group norms”, esto es, tradiciones, estándares de comportamiento y reglas no escritas que establecen cómo funcionan los grupos. Tras un año analizando los datos de los grupos, pero centrándose en la búsqueda de normas, el resultado fue justamente el contrario al del primer análisis: Multitud de patrones exitosos fueron identificados, muchos de ellos con dinámicas de comportamiento opuestas. Por lo tanto, tampoco se pudieron extraer de ahí recetas de éxito.

La perspectiva cambió cuando los investigadores de Google encontraron el concepto de “Seguridad Psicológica“: La creencia compartida en el equipo de que es seguro tomar riesgos interpersonales. Es decir, que cada miembro puede ser él mismo sin temor a ser valorado o esperar consecuencias de ningún tipo por ello.

Es decir, que ni 1) la composición de los grupos, ni 2) unas determinadas normas grupales son relevantes a la hora de tener un equipo exitoso. La seguridad psicológica es un paraguas que parece favorecer el éxito de estos equipos por encima de la composición o de las normas de comportamiento de los mismos.

La clave, pues, era crear entornos de trabajo (equipos) “seguros psicológicamente”. Una vez identificado el diagnóstico, venía la parte más difícil: ¿Cómo llevarlo a la práctica? ¿Cómo fomentar y propiciar la creación de esos entornos?

El proyecto Aristóteles continuó por este camino, pero esta parte la dejamos para un segundo post.

Tags ; , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: